Ingeniería Audiovisual en el Bloque Quirúrgico del Hospital Sant Joan de Déu

03-06-2021

UN CASO DE ÉXITO DE SEMIC Y KODEC

 

El Hospital Sant Joan de Déu, una institución de reconocimiento y fama internacional, ha contado con la experiencia y profesionalidad en ingeniería audiovisual de SEMIC y KODEC para la renovación de su bloque quirúrgico, apostando por un proyecto de futuro que cuide lo más valioso que tenemos: los niños. Este proyecto pone la tecnología al servicio de la salud, implementando soluciones IT que hacen más agradable la experiencia de los más pequeños en el quirófano.

En este proyecto se ha implantado una matriz de audio-vídeo que gestiona cualquier señal de vídeo en tiempo real mediante pantallas táctiles. Esta solución tecnológica permite al personal médico enviar las imágenes a cualquier monitor del quirófano o a cualquier sala preparada para ello (como por ejemplo, el auditorio).

 

ESTE ES UN PROYECTO DE FUTURO, Y NUESTRO FUTURO SON LOS NIÑOS

Este es el vídeo resultante del proyecto. Esperamos que te guste tanto como a nosotros. Nos llena de orgullo haber puesto nuestro grano de arena en mejorar las condiciones y experiencias en el quirófano cuando los pacientes son los más pequeños.

 

 


 

LA PERSONALIZACIÓN DEL QUIRÓFANO: MEJORES OPERACIONES Y MEJOR RECUPERACIÓN EN PACIENTES

La implementación de esta tecnología innovadora y puntera en el bloque quirúrgico permite a los profesionales trabajar y operar mejor, personalizando su zona de trabajo escogiendo luces, colores, música, pantallas y detalles de imágenes, entre otros aspectos.

Los niños, niñas y jóvenes que deben someterse a operaciones también pueden personalizar el quirófano escogiendo la iluminación, la música y las imágenes que quieren ver proyectadas mientras esperan al efecto de la anestesia. Esta posibilidad asegura una mejor experiencia para los más pequeños y permite una recuperación más rápida, contribuyendo así a facilitarles la situación y a hacer más agradable una vivencia que, de otro modo, podría resultar traumática. 

 

UN PROYECTO REVOLUCIONARIO: COLABORACIÓN Y FORMACIÓN MÉDICA

Este ha sido, pues, en palabras del personal de Hospital Sant Joan de Déu, un proyecto revolucionario que supone un antes y un después dentro del nuevo bloque quirúrgico.

Este proyecto cambia la forma de entender la imagen en el quirófano, permite al profesional escoger qué ver y en qué pantalla, y permite al equipo seguir la intervención quirúrgica en tiempo real desde cualquier sala habilitada, aunque se encuentre en la otra punta del mundo. Las posibilidades que ofrece una tecnología como esta son inmensas, y facilitan la colaboración y formación médica sin barreras físicas ni geográficas.

Estos sistemas audiovisuales permiten pues que los equipos locales se apoyen en otros profesionales especializados, independientemente de dónde se encuentre, favoreciendo una colaboración digital sin el impedimento que puede suponer la obligación de desplazarse a una ciudad concreta.

Además, favorece la formación de nuevos médicos y especialistas, porque rompe con la tradicional formación con obligada presencia en el quirófano y permite seguir la operación, con imágenes en primerísimo primer plano y en tiempo real, desde cualquier sala habilitada o, incluso, desde una sala de actos o el auditorio.

Este último punto facilitará la docencia y formación médica especializada a más grande escala o en grupos que ya no tendrán que ser reducidos, pudiendo además impartir formación desde el Hospital a cualquier parte del mundo. 


 

LA TECNOLOGÍA QUE HACE POSIBLE UN QUIRÓFANO DEL FUTURO: EL RETO Y LA SOLUCIÓN

Nuestro reto era diseñar un sistema que permitiera gestionar hasta 8 entradas audiovisuales a la vez en cada quirófano, pudiendo gestionar cualquiera de otras 4 salidas a:

  1. Monitores dentro de los propios quirófanos
  2. Monitores en otros quirófanos
  3. Salas del hospital, entre ellas el auditorio
  4. Sistemas de videoconferencia, es decir, fuera del propio hospital

Estas señales de audio y/o video debían ser procesadas de tal forma que no se percibiera ninguna latencia en su transmisión, es decir, en riguroso tiempo real. Además, el propio personal médico dentro de los quirófanos debía ser quien gestionara las entradas y decidiera hacia dónde debían dirigirse.

El mismo personal, además, el personal debía poder seleccionar la música y la iluminación ambiental, modificándola y adaptándola a cada situación quirúrgica, así como controlar proyectores que se debían instalar para que los niños pudieran ver en la pared sus dibujos o series favoritas antes de dormirse por el efecto de la anestesia.

Para cumplir con el reto el proyecto ha constado de la instalación de una matriz de 128 entradas y 128 salidas con emisores y receptores HDbaseT, con fuente de alimentación triple para posibles fallos. Se dejaron terminaciones con conector HDMI en columnas y receptores en los monitores. Estos contenidos se pueden enviar al mismo quirófano, a cualquier otro quirófano del bloque o al auditorio a través de fibra óptica. La gestión de estas entradas/salidas se hace desde el dispositivo BUZZ de Brainlab.

 

LOS DETALLES TÉCNICOS

Si quieres conocer más detalles técnicos de los dispositivos y sistemas instalados tanto para el audio, como para la iluminación y para el vídeo, puedes consultar el caso de éxito en nuestra web de Audiovisuales, donde encontrarás el proyecto al detalle y explicado en profundidad.

 

Compartir en:

×
×
×