La alta velocidad llega al mundo de las páginas web

14-11-2017

El nacimiento de Internet supuso la necesidad de establecer un protocolo de comunicación sencillo para mostrar las peticiones que realizaban los usuarios a los navegadores, por este motivo en el año 1997 nació el protocolo HTTP (Hypertext Transfer Protocol) que sigue siendo un eje central de las comunicaciones en Internet.Este año, en su vigésimo aniversario se ha modernizado y actualizarse a una nueva versión: el protocolo HTTP/2 que promete una mejora notable de los tiempos de carga de las páginas Web.

¿Pero… que hacía el antiguo HTTP a diferencia del nuevo HTTP/2?

El funcionamiento del protocolo HTTP es muy simple, cada que vez que un usuario realiza una solicitud de carga de una página web, el protocolo HTTP manda una petición al servidor para poder mostrar los datos que contiene esa página web, además de realizar la petición al servidor el protocolo HTTP responde con un mensaje del estado de la petición.

El protocolo HTTP también dispone de una capa de seguridad mediante el protocolo SSL: el famoso HTTPS, el protocolo HTTPS es un cifrado de la navegación que se realiza en la página web para que nadie pueda conseguir los datos que se intercambian entre el navegador y el usuario. Este protocolo es muy utilizado en los eCommerce para proteger todos los datos que el usuario introducen a la hora de realizar alguna compra online.

¿Qué diferencia existe entre el protocolo HTTP y el HTTP2?

La respuesta es rápida y nunca mejor dicho: la velocidad. El HTTP/2 se basa en SPDY un protocolo que lanzo Google en el año 2009 con el objetivo de reducir los tiempos de carga de las páginas web. Según sus estimaciones se produce una mejora de los tiempos de carga de entre un 22% y un 60%. Esta mejora en los tiempos de carga se debe a la multiplexación de las peticiones que reciben los servidores por parte de los usuarios o sus navegadores web. Los servidores son capaces de atender varias peticiones a la vez como podemos observar en la imagen a continuación:

 

 

 

 

Otra nueva funcionalidad importante es que los servidores verán mejoradas sus capacidades y serán capaces de reconocer que tipo de navegador ha realizado la petición y enviará los datos que necesita y además también enviará datos que sabe que el navegador va a solicitar antes de que realice una nueva solicitud.

¿Qué gana el usuario con el nuevo protocolo HTTP/2?

Con el nuevo protocolo HTTP/2 el usuario verá como los tiempos de cargas de las páginas web son más reducidos, un factor muy importante a la hora de determinar si el usuario se mantiene en la página hasta que cargue por completo o decide rebotar y acceder a otra página web. Estudios recientes destacan que más de la mitad de los usuarios de internet no esperan más de 3 segundos a que cargue un página web. En el caso de los eCommerce o de las tiendas virtuales, reducir el tiempo de carga es muy importante, ya que un retraso puede provocar la pérdida de una venta.

Una cosa que no cambia es la seguridad del usuario ante la posibilidad de  que los datos sean robados ya que el protocolo HTTP/2 dispone de una capa de seguridad para que los datos que facilitamos a la  hora de realizar una compra en un eCommerce o tienda virtual sean siendo igual de seguros.

En SEMIC llevamos más de 15 años desarrollando páginas web, siempre utilizando las últimas tendencias en diseño y programación y apostando por las nuevas tecnologías. Con el nuevo protocolo HTTP/2 aportaremos a nuestros clientes actuales y futuros un valor diferencial a sus páginas web ya que verán reducidos los tiempos de carga notablemente, valor fundamental para determinar el éxito o el fracaso de una página web por parte de los usuarios. 

Compartir en: